Publicadas el 29/6/13 en el BOE y por tanto, han entrado en vigor un día después desde su publicación. 
El impuesto que grava las bebidas espirituosas pasará de 8,30 euros por litro de alcohol puro a 9,13 euros por litro, lo que supone un incremento de 83 céntimos.
Esta medida no afectará ni al vino ni a la cerveza.
Asimismo, el tabaco también sufrirá un incremento impositivo que se realizará mediante una “recompensación de la tributación” que dará más peso al tipo específico, que al ‘ad valorem’, acercándose así a la tributación de la Unión Europea.
En concreto, el tabaco está gravado en el caso de los cigarrillos por tres impuestos especiales diferentes: un impuesto específico de 19,10 euros por cada mil cigarrillos, un impuesto ‘ad valorem’ del 53,1% del precio final y uno mínimo de 123,97 por cada mil cigarrillos o de 132,97 euros por cada mil cigarrillos cuando el PVP sea inferior a 188,50 euros (alrededor de 3,77 euros para una cajetilla), por cada mil cigarrillos.
En el caso de la picadura de liar, el impuesto mínimo está establecido en 85 euros por cada kilogramo o de 92 euros cuando tenga un precio de venta inferior a 138 euros por kilo. El específico, en este caso, es de 8 euros por cada kilo, mientras que el ‘ad valorem’ se sitúa en el 41,5% del precio final.
Se trata del cuarto cambio fiscal sobre el tabaco aprobado por el ejecutivo, que ya elevó el impuesto especial que grava el consumo de tabaco desde el pasado 1 de enero estableciendo un sistema de ‘doble impuesto mínimo’.
El Estado recaudó 9.384 millones de euros a través de impuestos especiales e IVA del tabaco en 2012, lo que representa un aumento del 2,8% respecto a lo embolsado en 2011.
Del total recaudado el pasado año, un total de 7.475 millones correspondieron al Impuesto especial sobre las Labores del Tabaco, un 3,94% menos, y los 1.909 millones restantes al IVA, lo que supone un aumento del 1,52%.
Share This