España recibirá 71.000 millones de euros en transferencias con cargo al nuevo Instrumento de Recuperación de la UE, Next Generation

En el marco de la crisis económica provocada por la pandemia de la Covid-19, el Estado aprobó el pasado 28 de octubre un proyecto de Presupuestos para 2021 que contiene un aumento récord del gasto de 550.484 millones de euros con el objetivo de mitigar los efectos de la crisis e impulsar una pronta recuperación. Este gasto sin precedentes supone un aumento del 19,4% respecto al año anterior, un 13,6% si se excluyen los 26.634 millones correspondientes a los fondos europeos.

Por otro lado, se prevé un presupuesto consolidado de ingresos de 323.996 millones de euros, lo que representa un incremento nada deleznable del 6,6% respecto 2020, gracias, en gran parte, a la inyección europea. España va a ser el segundo país que más fondos reciba, después de Italia, con cargo al nuevo Instrumento de Recuperación de la UE, Next Generation. Un total de unos 71.000 millones de euros en transferencias durante los próximos años que pretenden paliar el deterioro de la actividad económica fruto de las medidas de distanciamiento social. De esta manera, la UE pone a disposición de los Estados miembros un volumen de recursos sin precedentes con el objetivo de amortiguar el golpe de la profunda recesión en la primera mitad de este año, la mayor desde la Segunda Guerra Mundial.

“Se va a poner en marcha una política fiscal responsable para la sostenibilidad financiera y medioambiental, que garantice el crecimiento futuro y nos permita estar prevenidos para futuras pandemias”, promete el Gobierno en el resumen ejecutivo del Proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2021.

Las pensiones y el desempleo, protagonistas del gasto presupuestado

Según consta en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021, el desembolso público asciende a 383.542 millones de euros, un 33% más que en 2020. De ese total, 239.76 millones estarían destinados a gasto social, lo que supone un 10,3% de incremento. Las pensiones, con más de 163.000 millones, son la mayor partida. A medida que la población envejece, la factura de las pensiones asciende, según muestra la tendencia de la última década y media.

Junto con el desempleo, que cuenta en 2021 con 25.000 millones, lo que representa una variación del 20% respecto al ejercicio anterior, ambas bazas configuran más del 50% del gasto presupuestario.

Vivienda, Turismo, Infraestructuras e Industria y Energía, los que más han notado la variación presupuestaria

Aunque los gastos han ascendido en general, hay algunos sectores que destacan por la espectacular variación de su presupuesto. Es el caso de Vivienda y Fomento de la edificación, que cuenta con una partida presupuestaria de 2.253 millones, valor que casi quintuplica el presupuesto correspondiente al año anterior.

También ha notado un incremento significativo Comercio, Turismo y las Pymes, cuyos 2.230 millones de euros superan en más del doble la cifra de 2020.

Por otro lado, para el próximo año los Presupuestos Generales del Estado cuentan con 11.527 millones destinados a infraestructuras, un 115% más que el año anterior. Este importe será sufragado al 59% por el presupuesto nacional y el 41% restante con cargo a los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea.

La política de Industria y Energía también ha duplicado sus recursos, alcanzando la cifra de 11.166 millones. De estos, 5.623 provienen de la financiación de proyectos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea.

Acento en Educación, Ciencia y Sanidad

En las cuentas queda manifiesto el empeño del Gobierno de alcanzar el 5% del PIB en inversión educativa, que ha crecido un 70,2% al alcanzar el presupuesto de educación los 4.893 millones en 2021, en buena parte gracias a la inyección europea. Las mayores beneficiarias de esta inversión extra son las becas, la educación infantil y la modernización de la Formación Profesional.

Por otro lado, tras una década de recortes y carencia de reformas, el estado apuesta por la ciencia con contundencia: 11.483 millones para la investigación y la innovación en salud y el impulso a la I+D+I empresarial y la industria de la ciencia. Así se registra el mayor crecimiento presupuestario desde 2000, sumando un 80% más que en 2020.

Por último, Sanidad recibirá un importe total de 2.945 millones de euros gracias a las dotaciones financiadas con el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y con la Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los territorios de Europa.

Alivio para el sector cultural

El sector cultural, profundamente afectado por la pandemia, cuenta con una partida de 948 millones de euros, lo que supone un tímido incremento del 3,7% respecto al presupuesto del año pasado. A esto hemos de añadirle los 200 millones procedentes de fondo europeo, que elevan la cifra a 1.148 millones. Este extra incrementa la variación respecto a 2020 a un 25,6%.

Impulso a las políticas de igualdad y a atención ciudadana

451 millones para el departamento de Irene Montero, cuyo ministerio ha sido de los que ha notado mayor incremento. La mayoría de los fondos se destinarán a programas de conciliación y a la lucha contra la violencia machista. Además, el año próximo se equiparan los permisos de maternidad y paternidad por primera vez en la historia.

El Sistema de autonomía personal y atención a la dependencia, por otro lado, contempla una partida de 2.354 millones de euros, lo que representa un incremento de 603 millones respecto a 2020.

Subida de sueldo del Gobierno y de los funcionarios 

Las cuentas contemplan una subida del 0,9% para los miembros del Gobierno y para los cerca de tres millones de trabajadores públicos de la Administración Central, la Seguridad Social y los distintos organismos autónomos.

Los ingresos tributarios crecen un 13%

Los presupuestos para 2021 estiman una recaudación de 255.631 millones de euros, de los cuales 222.107 millones de euros corresponden a los ingresos tributarios. En esta línea, una de las medidas más controvertidas ha sido la subida del impuesto al diésel, que ha creado descontento en el PNV y Ciudadanos. En el capítulo de los ingresos destaca también un alza del IRPF a unos pocos contribuyentes de rentas (un 0,08% del total de los declarantes) que superen los 300.000 euros, además de contemplarse un incremento de tres puntos para las rentas de capital de más de 200.000 euros. A estas cifras deben añadirse los ingresos previstos por cotizaciones sociales (125.144 millones), dentro del presupuesto de la Seguridad Social. 

A pesar de las reticencias de algunos partidos respecto a las expectativas presupuestarias, el Estado se mantiene optimista en su pronóstico para 2021 y prevé “un crecimiento que se verá reforzado por el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, lo que puede permitir alcanzar una tasa de crecimiento del PIB real del 9,8%”, según consta en el Proyecto Ley de Presupuestos Generales. Así se pretende cerrar la brecha abierta por la caída de 2020.

Para más informaciónhttps://www.sepg.pap.hacienda.gob.es/sitios/sepg/es-ES/Presupuestos/PGE/Documents/LIBROAMARILLO2021.pdf

Blanca López Fiñaga, Vilanova i la Geltrú, 13/11/2020

Share This
Whatsapp
Hola
¿Cómo podemos ayudarte?